Sobre nosotros Confianza Online Ayuda: Si le rechazan el Crédito

 
 

El domingo 10 de noviembre de 2019, España celebró elecciones parlamentarias. Estas fueron las decimoquintas elecciones democráticas y las cuartas con Felipe VI como Rey de España. También fueron las segundas elecciones parlamentarias previstas para 2019, la segunda porque no fue posible formar un gobierno, y la cuarta en menos de cuatro años.

En la mañana del 24 de septiembre de 2019, después del plazo constitucional para formar gobierno tras las elecciones del 28 de abril a las 00:00, el Rey disolvió las Cortes Generales y convocó nuevas elecciones parlamentarias con el apoyo del Presidente del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet.

Esto demuestra la importancia que estas elecciones han tenido en la sociedad española, ya que se convirtieron en el término más buscado en el buscador de Google en 2019.

Las Cortes Generales de España están previstas como un sistema bicameral imperfecto. El Congreso de los Diputados tiene más poder legislativo que el Senado, lo que significa que puede votar la investidura o la censura de un presidente de gobierno y anular los vetos del Senado por mayoría absoluta de votos.

Sin embargo, el Senado tiene ciertas funciones exclusivas, que están limitadas numéricamente -como su papel en la enmienda constitucional- pero que no están sujetas a revocación por el Congreso.

El voto de las Cortes Generales se basa en el sufragio universal, que permite a todos los ciudadanos mayores de dieciocho años disfrutar plenamente de sus derechos políticos.

En el Congreso de los Diputados se eligen 350 escaños mediante el método D’Hondt y un sistema de votación proporcional de lista cerrada, con un umbral del 3% de los votos válidos, incluidos los votos en blanco, en cada circunscripción.

Las Partes que no alcanzan el umbral no se tienen en cuenta para la asignación de puestos. Además, la aplicación del método D’Hondt puede dar lugar a un umbral efectivo de más del tres por ciento, dependiendo del tamaño del distrito.

Cada circunscripción tiene derecho a un mínimo inicial de dos escaños, y los 248 escaños restantes se distribuyen entre los grupos según su tamaño de población. Ceuta y Melilla reciben cada una un escaño, elegido en una lista cerrada por representación proporcional, pero la asignación de un solo escaño da lugar a una mayoría de facto de un solo miembro.

Para el Senado, 208 escaños se eligen a través de una lista electoral abierta, en parte en bloques, en la que los votantes votan por candidatos individuales en lugar de por partidos. En las circunscripciones de cuatro escaños, los votantes pueden votar por un máximo de tres candidatos, en las circunscripciones de dos o tres escaños por un máximo de dos candidatos y en las circunscripciones de un solo candidato.

A cada una de las 47 provincias peninsulares se le asignan cuatro escaños, mientras que en las provincias insulares, como las Islas Baleares y las Islas Canarias, los distritos son las propias islas, siendo los más grandes (Mallorca, Gran Canaria y Tenerife) los que tienen tres escaños cada uno y los más pequeños (Menorca, Ibiza, Formentera, Fuerteventura, La Gomera, El Hierro, Lanzarote y La Palma) los que tienen un escaño cada uno.

Ceuta y Melilla elegirán dos asientos cada una. Además, las Comunidades Autónomas pueden nombrar cada una al menos un senador y tienen derecho a un senador adicional por cada millón de habitantes.

La Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General establece que los partidos, asociaciones, coaliciones y grupos electorales podrán presentar listas de candidatos. Sin embargo, los partidos, asociaciones o coaliciones que no hayan obtenido un mandato en una de las cámaras del Parlamento en las últimas elecciones deben garantizar la firma de al menos el 0,1% de los votantes inscritos en la circunscripción a la que se presentan, mientras que los grupos electorales deben garantizar la firma del 1% de los votantes.

Los votantes no pueden firmar por más de una lista de candidatos. Al mismo tiempo, los partidos y asociaciones que deseen unirse a la coalición para participar conjuntamente en una elección deben informar a la comisión electoral competente en un plazo de diez días a partir de la convocatoria de las elecciones.

No obstante, como estas elecciones se convocan de conformidad con el párrafo 5 del artículo 99 de la Constitución, los partidos que ya hayan recogido las firmas necesarias en las elecciones anteriores del 28 de abril quedan exentos de esta obligación de forma inmediata y excepcional, y sólo para estas elecciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies